Memorias de la dehesa

Residencia de artistas Trasterminancias I, Imago Bubo. Serrejón, agosto 2019

El agroecosistema de dehesa no sólo fue una de las bases de nuestra historia, la de los extremeños, sino que también se ha convertido en el paisaje de referencia para el foráneo. A la industrialización tardía de Extremadura se suma la acuciante aculturización que vive la sociedad posindustrial que ha llevado al abandono del campo y ha hecho que en la dehesa, como en muchos otros biosistemas, se asiente una apatía relacional con el lugar. De esta manera se genera y alimenta el distanciamiento entre habitantes y su entorno, que desemboca en una peligrosa pérdida de identidad, vacío que se suple con estándares sociales carentes de significado propio.

«Memorias de la dehesa» es un proyecto que busca la toma de conciencia a través del trabajo colaborativo como forma de proceder y reflexionar sobre los cambios dados en la correlación con el territorio. Construir espacios de conocimiento ligados a la identidad del lugar y trabajar la diversidad biocultural puede aportar nuevas perspectivas en la búsqueda de alternativas a las problemáticas contemporáneas con respecto al binomio ciudadanía-medioambiente y contribuir a la construcción de una sociedad sostenible.

Desde la botánica, en lo que puede definirse como “un ejercicio de memoria paisajística” el proyecto plantea una práctica tanto natural como social y cultural. Se trabaja a partir de endemismos vegetales que consolidan el lugar con la doble intención de recuperar la memoria de usos del territorio y reubicarlos en el presente. El paseo es rescatado de la consideración de lujo relegado al ocio y se transforma en la estructura de vinculación con los locales. Se convierte en herramienta de trabajo que permite compartir espacio a tempo natural y establecer contacto con los oriundos para descubrir su paisaje.

Como en cualquier práctica colaborativa, las contribuciones de todos los agentes participantes y su implicación son muy significativas para el desarrollo del proyecto.

«Memorias de la dehesa» se materializa en una serie de pliegos botánicos que recogen saberes presentes y algunos usos actuales. El espacio físico y cultural se registra y archiva con impresiones vegetales, fotografías y entrevistas o audios. Las especies Cistus ladanifer, Quercus ilex, Ficus carica y Olea europaea, endemismos especialmente representativos de la zona se utilizan para fabricar pigmento y tintar telas con las que se cose la pieza clave del proyecto, un toldo. De esta manera generamos una zona de sombra para el encuentro en el espacio público, lo que significa: invitar a compartir.

Documentación fotográfica de los dinámicas participativas: Susana Galarreta, Álex Mena y David G.Ferreiro.

Foto: David G.Ferreiro